Detesto Dragón Ball Super

Share Button

Detesto Dragón Ball Super.

Dragon Ball Super es malísima…¡punto!Siempre me gusta analizar la fábula de  ´´La Gallinita de los huevos de Oro´´ y aplicarla en la industria creativa del 9no Arte, léanla es muy interesante y didáctica. Se le puede aplicar muy bien a este Manga, Anime, franquicia e ícono contemporáneo llamado Dragon Ball, que nace en 1984 bajo un posterior fracaso del excelentísimo mangaka Akira Toriyama, llamado Dragon Boy.  Dragon Ball partió como ´´caballo cojo´´, hasta que en la saga del primer torneo de las artes marciales el Manga alcanzo altos niveles de popularidad, recordemos que en la industria del Manga siempre las historietas van de la mano al voto popular de los lectores si no alcanzas buena votación, como se dice criollamente y abreviadamente, la editorial te da la PLR, y a muchos los mandan como asistente de Mangaka. Fue tan popular esta serie que en 1986 se inició el Anime, lo cual aumento la cantidad de fans y las presiones para continuar la saga, así nace a inicios de los 90ta Dragon Ball Z, con lo cual Goku y CIA se volvieron prácticamente ultra populares en todo el mundo. A Chile esta serie llega bajo el alero de Megavision el año 1997 más menos el mes de abril/mayo, y Dragon Ball Z (si mis neuronas en huelga no me traicionan ) llega finalizando el verano de 1999 y no se ha parado de emitir hasta el día de hoy, en especial en el etcTV y la multinacional Cartoon Network. Hay algo en los cómics y en cualquier disciplina artística que se le llama honestidad, esta va de la mano con una idea creativa, genial y la pureza de un trabajo en el que se nota que hay mucho amor, esto se le puede ver a estas dos series, pero quizás más forzada en las sagas de Cell y notoriamente en la de Majin Bu, que para mí es aburridísima. ¿Por qué sucede esto? Cuando tú firmas un contrato en la industria del Manga te sometes a muchas exigencias, también a un Editor (quien puede ser un gran maldito aliado) y obviamente las corporaciones que hacen cualquier tipo de merchandising  (que en este campo son unos monstruos). Mucha gente no me cree cuando digo que Akira Toriyama es una persona muy simple y muy apegada a su familia, a pesar de lo multimillonario que se volvió con esta serie. Pero es súper complejo, cuando, aparte de tener que enfrentarte con las presiones editoriales y empresariales, tener que enfrentarte a un fenómeno humano extrañísimo como son los detestables otakus (fanático enfermo, que es un adjetivo calificativo muy peyorativo en Japón), quienes se metían a menudo a invadir su privacidad y hogar, para tratar de conseguir algo de él o del icónico Goku. En el último Manga editado de Dragon Ball Z, en 1995, sale este mensaje, finalizando de manera ´´sorpresiva´´ esta historia.

Se nota que el autor ya estaba aburridísimo de las presiones y de que tenía la voluntad de continuar la historia, pero ya estaba cansadísimo de las estrujes de corporaciones y de los otakus. Eso es el ´´perder el control de tu propia obra´´ (todo lo contrarió por ejemplo con un Calvin & Hobbes, que analizaré en otra ocasión), de ahí nace en 1997, la basura y desastre de Dragon Ball GT, la gallinita de los huevos de oro, que en este caso, el granjero (Toei Animation) casi mata en cuanto historia compete, porque el merchandising de esta franquicia es multimillonario y no se ha detenido (juguetes, posters, vídeo juegos, etc.) y también es una marca muy pirateada, en especial en estas latitudes. Sumémosle también el fenómeno Dōjinshi (Cómic japonés libre, sin editores puedes encontrar originales y copias de Mangas famosos) que se expandió como nunca, debido a este desastre hecho con esta mítica obra (obvio una serie mala impulsa a mucha gente a crear sus propias obras) y no solo en Japón, sino que en todo el mundo, incluso un título llamado Dragon Ball AF tiene hasta los juguetes…increíble.

El año 2012 se anunció con bombos y platillos que volvía Dragon Ball y con Akira Toriyama, lo cual era un verdadero notición y la vuelta sería en la pantalla grande con una  película ´´La batalla de los Dioses´´ y posteriormente otra película llamada ´´La Resurrección de Freezer´´. A la vez, que se iniciaba un nuevo Manga y Anime, Dragon Ball Super, pero OJO… Tori solo escribió la historia, se releyó todos los Mangas de Dragon Ball y Dragon Ball Z (que no son pocos), para que tuviese coherencia la historia, y la cual se ubica después de la muerte de Majin Bu, pero curiosamente se ubica antes del final del Dragon Ball Z que conocemos(¿?). El Manga de Dragon Ball Super, está a cargo de una joven promesa llamado Toyotaro, quien se está dando un festín… ¡cómo no! con la fama que le ha generado Dragon Ball Super, no es para menos. Pero es raro ver un Manga de 30 páginas mensuales, los que conocen la industria de este arte saben que funciona de manera semanal, pero Tori se puede dar esas licencias, es uno de los Mangaka Top Ten de toda la industria y de la historia.  También es raro ver que el Anime esté mucho más adelantado que el Manga, y con más relleno que longaniza de sanguche de potito.  Pero la historia de Dragon Ball Super es una soberana mierda, perdóneme por mi expresión, tiene sus momentos buenos (como reivindicar a un personaje que había sido dejado de lado como un payaso libidinoso y sin importancia como el Maestro Roshi, es un verdadero acierto)  pero hasta Dragon Ball GT los tuvo,  y se nota lo forzado que está. Definitivamente me quedo con Dragon Ball y parte de Dragon Ball Z (me gusta hasta la saga de los Sayayines, que tiene más de Dragon Ball), que tenían esa honestidad y amor. Creo que si bien las corporaciones y otakus no han matado a la gallinita de los huevos de oro, esta, lamentablemente pone los huevos bien podridos o en vez de huevos está poniendo caca, súmenle la pésima animación y los rellenos absurdos e insoportables de Toei Animation.  Se nota que Akira Toriyama solamente la escribió, porque se debe estar dedicando a sus otros proyectos y mantener su privacidad estrictamente reservada (las fotos de él en las RRSS, solamente llegan hasta el año 2000), posterior desfalco icónico y cultural de Dragon Ball Z.

Todd Mcfarlane, célebre dibujante de cómics y empresario creativo norteamericano, una vez en su obra Spawn se burló de los personajes de DC y Marvel de esta manera, yo le agregaría a Goku y Vegeta, porque Dragon Ball (más con Dragon Ball Super) hace rato que dejó de ser un producto del 9no Arte honesto, disfruten lo que les dejan los genios del marketeo.

#LeroLero 😛